PI ORTIZ: Una exposición para hincar el diente