Cibo e vino (alimento y vino)

El gusto no se discute, pero hay que evitar algunas mezclas de los vinos con las comidas que tengan los mismos sabores; es más tendrían que contrastar  entre ellos exceptuando los vinos dulces que van bien con los dulces.

Evite vinos suaves con platos grasos, vinos reserva con platos con componentes amargos o vinos blancos secos con platos ácidos. Si por calidad de sabor la comida con el vino tienen que contrastar, por cantidad de sabor tienen que equivalerse, así por ejemplo: Un plato ligero y delicado estará acompañado por un vino de cuerpo suave y de perfume tenue, un plato con mucho sabor estará bien acompañarlo con un vino estructurado y de carácter. Siguiendo este criterio de armonía, tendremos presente que la norma de crecimiento en intensidad de sabores  será progresiva para dar  constantemente nuevas sensaciones.

  • Entremeses, ostras, pescado cocido, fritos de pascado mixto, vino blanco seco marisco, cangrejos, centollo, quesos frescos, charcutería
  • Primeros platos (pasta y polenta con salsas  de carne), pescado vino tinto ligero en salsa, charcutería, carnes blancas, verduras cocidas, quesos  vino rosado picantes .
  • Guisados, asados, carnes rojas, caza, trufa, quesos curados vino tinto robusto
  • Dulces, fruta, helados vinos  licorosos, Moscato, spumante