Il rosolio

Las monjas de los conventos del sur de Italia, ponían los pétalos de rosas a macerar en alcohol para obtener una bebida, con intenso pero delicado aroma, para ofrecer, en las visitas, a las personalidades.

Sus orígenes resalen al final del seiscientos, gracias a la disponibilidad , en el mercado, del azúcar refinado,antes se hacía con miel. En esta época  "el rocio del sol"( il ros solis del latín medieval ) tiene gran difusión ,sobre todo, en la corte de Los Medici en Florencia.

Su grado de alcohol es moderado lo que le permite estar presente en fiestas familiares (bautizos, bodas, comuniones…) A los novios se les ofrece como augurio de felicidad.

Hoy hay muchos tipos de rosolios porque se utilizan también hierbas aromáticas (salvia, laurel, albahaca, malva, hinojo…) y frutos (limón, naranja, melocotón…).

Está muy difundido en el sur de Italia (principalmente en Sicilia) y en Piemonte, hecho con bergamotti (pera de bey) calabreses. Es patrimonio de la Unesco.

Este licor lo podemos encontrar en la película de Bertolucci “Novecento”, en “Las aventuras de Pinocho” de Collodi, en Walt Disney…

El rosolio de fruta se sirve frío, acompañando algún dulce, sorbetes o helados

El rosolio de hierbas aromáticas se toma a temperatura ambiente, fresco o con hielo. También calientes para que liberen sus aceites esenciales.

El rosolio es un buen digestivo.

Receta:

Se necesitan los pétalos de unas 50 rosas rojas y amarillas ( de cultivo ecológico) colocados en un recipiente( de unos 2 l.) con cierre hermético,elternandolos por  capas con 500 gr. de azúcar.Se deja al sol durante 40 días ( se recoge por las tardes). Se prepara un siropo diluyendo 500 gr. de azúcar en 1 l. de agua muy caliente. Cuando el siropo esté templado se echa en los pételos,que ahora estarán en un recipiente mayor. Se mezcla bien,  se filtra con cuidado, se deja enfriar y se añade  de 1/2 a 1 l. de alcohol puro, según se quiera más o menos fuerte.Se puede aromatizar con alguna gota de esencia de canela o de clavo de clavel.