CANNOLI SICILIANI (CANOLOS SICILIANOS)

Para los tubos:

200gr de harina

1 cucharada de azúcar glaseado vainillado

20gr de mantequilla “Ferrarini”

1 huevo

1 cucharadita de cacao amargo

½ vaso de vino blanco seco

Sal fina

Para el relleno:

400gr de requesón “Nonno nanni”

80gr de azúcar

2 cucharadas de cacao amargo

40gr de chocolate para fundir

Para decorar:

8 cerezas escarchadas

1 trozo de piel de naranja escarchada

2 cucharadas de azúcar glaseado .

Mezclar, una vez tamizados, la harina, el azúcar, el cacao y la sal. Mezclarla con la mantequilla fundida y la yema un poco batida. Amasar mientras se va incorporando, poco a poco, el vino hasta obtener una pasta homogénea y consistente. Dejarla reposar, tapada con un paño de algodón, a temperatura ambiente durante ½ hora. Extenderla a un grosor de 3mm, sacar discos de unos 10cm de diámetro. Enrollar cada disco en una barra y untando, con la clara de huevo batida, la parte de la masa que se sobrepone para que se peguen. Freírlos en aceite de semillas bien caliente, rodándolos para que se doren uniformemente unos 2 minutos. Sacarlos de la barra a un papel secante y dejarlos enfriar. Se pueden conservar durante algún día, cuando estén bien fríos y secos, en un recipiente tapado.

Mezclar el requesón con el azúcar y el cacao hasta que esté cremoso, unir en trocitos el chocolate para fundir. Rellenar los canoli y decorarlos con una tirita de piel de naranja en un extremo, en el otro, con media cereza o con pepitas de chocolate y por encima con el azúcar espolvoreado con un colador. Se consumen enseguida para apreciar el crujiente del canolo y la morbidez del relleno.

En la tienda los podéis encontrar de pistacho, clásico, de tiramisú, de chocolate y de avellana